La Historia de la Aviación

La idea de dominar el cielo ha estado en el imaginario del hombre desde los comienzos de la historia. Desde el relato mitológico del vuelo fatídico de Ícaro con alas hechas de pluma y cera, hasta el desarrollo del primer avión por parte de los hermanos Wright en el año 1903 en Estados Unidos, tuvieron lugar infinidad de intentos por conseguir diseñar un artefacto capaz de levantarse del suelo y mantenerse en el aire. Lo que hoy en día forma parte de la rutina para muchas personas requirió del inmenso esfuerzo de técnicos, inventores e ingenieros durante varios siglos para hacerse realidad.

shutterstock_184545815 El importante rol de los ingenieros

Superados los comienzos del vuelo por flotación y planeo, el desarrollo de aviones que pudieran elevarse y propulsarse por sí mismos dio lugar a la increíble evolución de los motores en manos de ingenieros. Inicialmente se utilizaron versiones adaptadas de motores de combustión interna para mover hélices rotativas, pero con los avances impulsados por las necesidades bélicas durante las dos Guerras Mundiales, se inventaron y lograron llevar a la producción masiva tanto los motores de funcionamiento a reacción como los turbohélice. Estudiar un grado en ingeniería en Estados Unidos puede hacerte formar parte del futuro de la aviación, diseñando y mejorando el rendimiento de los motores.

Los desarrollos futuros

En la actualidad, la evolución de los aviones sigue dos líneas completamente diferentes. Por un lado, los requerimientos de la industria bélica se centran en el diseño en cuanto a forma y materiales para evitar la detección por radar, las mejoras en la aviación y el manejo del armamento. En el campo civil, en cambio, se busca maximizar el rendimiento de los motores para incrementar la autonomía y reducir los costos de combustible para las aerolíneas. En todos los casos, se necesita de ingenieros profesionales con capacidades para explotar al máximo los adelantos tecnológicos existentes.